lunes, 22 de enero de 2018

Como la viva misma. Extremeños contra el ruido


La Agrupación de Asociaciones contra el ruido de Cáceres, Badajoz, Plasencia y Mérida, publica en HOY (23/01/2018) un cuento que explica la situación que vivimos miles de familias en Extremadura por culpa del incumplimiento sistemático de la legislación en materia de medio ambiente urbano, y de la falta de vigilancia y control de las administraciones.
Aquí os lo dejo.
Como la vida misma
Imagínese que un jueves sale plácidamente de paseo con su familia y en el paso de peatones frente a la puerta de su casa, con el hombrecillo verde en el semáforo, un coche le atropella, al saltarse el conductor su señal en rojo. Simples rasguños, alguna pierna dolorida y el susto. Como no pasa nada grave, una simple discusión y las disculpas del conductor sirven para terminar la situación. No hay denuncia y para casa.
El viernes, ya recuperado y casi olvidado el suceso, volvemos a salir con la familia. Casualmente, en el mismo paso de peatones, el mismo conductor, misma infracción y nuevamente el atropello. Obviamente, la sorpresa es mayúscula y la discusión sube de tono respecto al día anterior, las disculpas del conductor se multiplican y promete que tendrá más cuidado y no volverá a suceder.
Como la vida misma Extremeños contra el ruido HOY
Como la vida misma.
Extremeños contra el ruido HOY (23/01/2018) 
El sábado, volvemos a salir y otra vez la misma situación. Llamamos a la Policía Local que interviene y le pide la licencia de conducir al conductor que se niega a mostrarla, levanta el “Acta denuncia correspondiente” y se va permitiendo que el conductor siga saltándose los semáforos y atropellando a otras personas. Dada la reiteración presentamos la correspondiente denuncia ante el Ayuntamiento para que tome medidas ante este hecho reiterado y facilite que sus agentes puedan detener la acción infractora del conductor.
Cuando empezamos a contar nuestras penas a vecinos y amigos nos damos cuenta que hay un grupo de conductores perfectamente identificados que se dedican los fines de semana a atropellar a ciudadanos, ir con los coches con la música a todo volumen y con los tubos de escape echando malos humos. En consecuencia, las familias deciden reunirse y denunciar conjuntamente la situación ante las diferentes administraciones para que se cumpla la legislación y poder pasear tranquilos por su ciudad. Ante esta situación, los responsables municipales, los que no tienen responsabilidad y otras asociaciones declaran que es necesario para solucionar el problema “buscar un equilibrio entre los conductores y los peatones atropellados”, para no lesionar ninguno de los derechos de las partes implicadas. Culpan, en algunas ocasiones, de intransigentes a los paseantes atropellados, convocan una Comisión para debatir del asunto y proponen comprarles un traje especial a los ciudadanos afectados para que el daño causado sea menor. Mientras tanto las infracciones se toleran.
Imagínese el lector que esto sucediera todos los fines de semana, durante varios años con la permisividad de la administración, que interviene esporádicamente, pero sin tomar una decisión contundente para evitar los atropellos reiterados que se provocan por el incumplimiento de las ordenanzas municipales y leyes del tráfico.
Suponga el lector que algunas de las víctimas de esta historia alteradas por ver que sus protestas y escritos a la administración y otras acciones, no tienen resultados deciden acudir a la justicia, que después de años les da la razón y condena a los conductores reincidentes en las infracciones y a las autoridades que han consentido esta situación.
Pero como las demandas judiciales solo afectan a los promotores de las denuncias, los atropellos persisten en los otros lugares, con circunstancias similares, donde no se ha llegado a la vía judicial o están pendientes de resolución.
Póngase en el lugar de las víctimas, paciente lector. Llevan muchos años luchando por poder pasear los fines de semanas sin que personas que infringen la ley las atropellen, escuchando que son intransigentes, que si quieren pasear que se vayan al campo y la aportación de los conductores es muy importante para el desarrollo de la ciudad. Y, ahora, también, lo injusto de las sentencias.
¡Que vaya cuento que nos estamos largando! Pues, sí, es verdad. Todo esto es lo que vivimos miles de ciudadanos en Cáceres, Badajoz, Plasencia y Mérida todas las semanas durante varios años, al soportar un ruido intolerable y unas vibraciones en los dormitorios que impiden nuestro descanso, violan nuestra intimidad y domicilio y provocan problemas de salud, como se recoge en diferentes sentencias del Tribunal Constitucional y otras en algunos juzgados de Extremadura. De nada sirven los informes de los servicios de protección ambiental o de urbanismo de diferentes ayuntamientos, de las medidas de empresas privadas o del propio SEPRONA, las Actas-Denuncias de la Policía local, los partes médicos, la negativa a mostrar las licencias, etc.
Nuestro deseo es muy simple: que se cumpla la ley, que las administraciones vigilen su cumplimiento y que sancionen a aquellos que las incumplan. No deseamos perjudicar a nadie, pero seguiremos luchando por nuestros derechos y denunciando cuantas situaciones nos perjudiquen, ya sean personas físicas o jurídicas que provoque ruidos y/o vibraciones superiores a las permitidas y que perjudiquen nuestro descanso y salud. Pero igualmente denunciamos a las administraciones por “no haber tomado las medidas de vigilancia y control oportunas para evitar la vulneración del derecho a la intimidad, a la inviolabilidad del domicilio y lesiones físicas, psíquicas y morales”, como señala la reciente sentencia dictada en Cáceres.

Fdo.: Agrupación de Asociaciones Contra el Ruido de Cáceres, Badajoz, Plasencia y Mérida

viernes, 19 de enero de 2018

Badajoz, la tierra mía


El periódico HOY (19/01/2018) me publica un nuevo artículo acerca de los debates que se producen en la ciudad cuando alguien realiza alguna propuesta concreta. Os lo dejo. 

Badajoz, la tierra mía.
Por motivos que no vienen al caso me encuentro husmeando en la hemeroteca de HOY sobre algunos aspectos de la historia de Badajoz. Son numerosas las situaciones curiosas e interesantes que permiten acercarme a la historia de mi ciudad y observar actitudes que vienen de lejos.
Me llamó mucho la atención una anécdota que tiene que ver con la construcción e inauguración del Puente Nuevo (Puente de la Universidad) en 1959. Resulta que a los pocos días de su inauguración recogió el diario HOY la protesta de algunos vecinos ya que el domingo por la tarde, a consecuencia del futbol en el campo del Vivero, se habían formado algunos atascos, por lo que ponían en dudas los beneficios del nuevo puente. Tengo que recordar que hasta ese momento solo existía sobre el Guadiana el Puente Viejo y que, lógicamente, se utilizaba en doble sentido para personas y vehículos de motor y dee tracción animal
Era yo joven cuando Antonio Guevara, por aquel entonces Concejal del Ayuntamiento de Badajoz, propuso utilizar los terrenos de La Granadilla para hacer una ciudad deportiva para Badajoz, que ya contaba con más de 100.000 habitantes. Ni que decir tiene que no faltaron las críticas sobre el despilfarro, lo innecesario de las instalaciones y las calificaciones de ocurrencia sin sentido y sin futuro. ¡Qué vista la de aquellos críticos! También pudiera ser que hubiera algún otro trasfondo en algunas de las protestas.
Más recientemente, cuando se propone y construye el Puente de la Autonomía, cuya inauguración es de 1990, también surgieron voces en contra al considerarlo innecesario e inútil, y un despilfarro para el erario público porque la ciudad se desarrollaba mirando al sur. Ahora nadie duda de su conveniencia, máxime al enlazarlo posteriormente con la Avenida Padre Tacoronte. Son muchas las propuestas que se han realizado en Badajoz tanto por instituciones públicas o privadas que fueron objeto de críticas y oposición pero cuya realización ha permitido su desarrollo y crecimiento. A este respecto, quiero recordar la oposición frontal a la peatonalización de la Calle Menacho y calles adyacentes o la manifestación ante la construcción de El Corte Inglés o la crítica a la remodelación del Museo de Bellas Artes. Además, estas críticas siempre fueron aparejadas con ataques personales hacia sus impulsores. Afortunadamente, en Badajoz quedan todavía osados que siguen proponiendo ideas y realizando propuestas para conseguir un Badajoz mejor y más habitable.
Desconozco si esta misma oposición de grupos minoritarios existió cuando la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País propuso y consiguió para nuestra ciudad los Institutos Zurbarán y Bárbara de Braganza, las Escuelas de Maestros y de Maestras, la Escuela de Artes y Oficios, y otras tantas propuestas que ayudaron al desarrollo de nuestra ciudad en beneficio de los pacenses y de los extremeños. En cualquier caso, ahora son motivos de alabanza y ahora nadie las discute.
Badajoz, la tierra mía. HOY, Lorenzo J. Blanco
Badajoz, la tierra mía.
HOY, 19/01/2018, Lorenzo J. Blanco
Desde hace unos años el debate en Badajoz se caracteriza por dos cuestiones. La primera es la aparición de grupos que, aún sin tener un conocimiento claro de los proyectos propuestos, o sí, se oponen sistemáticamente a los mismos. Resulta además curioso que en sus alegatos señalen cuestiones que en algún caso servirían para justificar los mismos, ya que en algunas ocasiones aspectos concretos que proponen ya están en los proyectos presentados. Pareciera que seguimos anclado en el momento del “no”. La segunda característica es la sistemática referencia y descalificaciones personales como puntos fundamentales de sus argumentos. Da igual sin son ciertos o no, ya que el ataque personal entra dentro del esquema de debate como parte fundamental del mismo. Como escribí en otro momento, el estilo Sálvame se ha extendido y convertido en el modelo a seguir en los debates públicos y privados, independientemente del tema elegido. Escribí una frase que retomo: “Parece que tenemos un nuevo deporte nacional que consiste en ver la declaración o iniciativa que alguna persona o grupo haya tomado, para azuzarle con todo el argumentario grosero que ya se tiene preparado” (Sálvame, nuevo deporte nacional, regional y local, HOY,14/10/2016).
Tengo que reconocer que esta situación me provoca un sentimiento contradictorio. Por una parte, me da pena este debate sin fundamento que, en ocasiones, ha provocado que determinados proyectos no se llevaran a cabo o se ralentizaran con el consiguiente perjuicio para todos. Por otra me da rabia, porque la sociedad y los políticos elegidos se muestren pusilánimes antes estas situaciones cuando se realizan buenas propuestas que son asumidas por la gran mayoría de los vecinos.

Propongo esta reflexión en este comienzo de año y les he pedido a los Reyes Magos que nos ayuden a reconducir este modelo de debate para que entre todos seamos capaces de ayudar al desarrollo de Badajoz y Extremadura proponiendo, reconsiderando y desarrollando nuevas e interesantes propuestas que permitan mejorar nuestra situación económica, social y cultural

lunes, 15 de enero de 2018

Reflexiones sobre la educación y la enseñanza, a partir del visionado de viñetas


El 16 de febrero, a las 20 h., dentro de las actividades que programa el Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Badajoz, hablaré sobre los problemas y dificultades de la educación actual, a partir de la presentación de unas 40 viñetas que muestran situaciones que se dan en relación a la educación en la sociedad actual y a los problemas de enseñanza  en los centros educativos, de primaria y secundaria.


Se irán presentando viñetas que sugieren algunas ideas sobre los cambios en la educación y que muestran situaciones que nos resultan cotidianas. Las imágenes mostradas nos permitirá reflexionar, por ejemplo, sobre el fracaso escolar;  las relaciones entre los padres y los profesores y los padres con sus hijos; los cambios en los contenidos curriculares; la utilidad de los aprendizajes escolares; las actividades extraescolares; el comienzo del curso escolar; el papel actual de los profesores en relación a la sociedad y los problemas que tenemos o sobre la formación de los profesores. Dada mi especialidad de docente e investigador en educación matemáticas, estas se harán presentes.

Se expondrán sobre unas 40 viñetas diferentes que ilustraran esos temas. Por lo tanto la conferencia es más visual que oral. Las viñetas no son propias y están tomadas de medios de comunicación, de las redes sociales, de envíos de amigos y compañeros que saben de mi interés por ellas, etc. En todas ellas aparecerá la referencia a los autores.


La idea de trabajar con viñetas en el ámbito educativo viene desde 2006 cuando se desarrolló en Badajoz el I Simposio Internacional de Universidades Lectoras, al que fui invitado para participar hablando del lenguaje gráfico y las imágenes en la enseñanza de la Matemáticas. Desde entonces he copilado, desde los medios de comunicación y redes sociales, casi dos mil  viñetas e historietas que representan de manera irónica y lúdica diferentes situaciones relacionadas con la enseñanza.
Matematicalia Lorenzo J. Blanco Matemáticas y humor
Matematicalia Vol. 4, nº 5. Lorenzo J. Blanco. Matemáticas y humor


Existen numerosos trabajos entre los que cabe destacar los firmados por Pablo Flores, profesor de Didáctica de la matemática de la Universidad de Granada.
Os dejo una viñeta que salió en Matemáticalia, con mi nombre.

Guitar-Coria, M. y Flores, P. (2013). El humor en el aula de Matemáticas. Probabilidad Condicionada: Revista de didáctica de la estadística, nº 2, pags. 237-241.
Flores, P. y Blanco, L.J. (2007). Humor gráfico y enseñanza de las matemáticas. Lectura y universidad: (Seminario interfacultativo de lectura) / coord. por Eloy Martos NúñezAngel Suárez MuñozAgustín Vivas Morenopágs. 111-114

lunes, 1 de enero de 2018

Las chaquetas de los famosos llevan el sello de Badajoz. Marina Conde Diseñadora de éxito

El último sábado de 2017 (30/12/2017) Rocío Romero publicaba en HOY un interesante reportaje en el que entrevistaba a Marina Conde acerca de su actividad profesional en Madrid, como diseñadora.
Marina Conde HOY Condesa Extremeña
Marina Conde HOY 30/12/2017
En un resumen de su bibliografía señala “Nació en 1978 y pasó su infancia en Valdepasillas y San Roque. Con 16 años puso rumbo a Gales con una beca. Estudió Ingeniería en Madrid y se quedó. Sus padres siguen viviendo en Badajoz y regresa con frecuencia. Está casada y es madre de dos niños.

Me alegro de los éxitos de los pacenses y extremeños, pero cuando son además hijos de amigos y vecinos la alegría aumenta. Juan Pantoja y María Conde tiene que estar orgullosos y les felicito con todo corazón.
Me dice María Conde que hizo los uniformes de las azafatas de Fitur para la Junta de Extremadura.
Para mayor información podéis recurrir a sus páginas web:

María Conde. Tienda online.  http://www.marciaconde.com/ 

Marina Conde, La Condesa, HOY
Marina Conde, La Condesa, HOY (30/12/2017)

lunes, 18 de diciembre de 2017

Lotería de Navidad y Matemática emocional


El periódico HOY (19-XII-2017) publica un artículo sobre la influencia de las emociones a la hora de elegir los lugares de compra y números de la lotería al margen de la lógica matemática y del sentido común.

Como se indica en el texto del artículo, todo ello podrá visualizarse experimentalmente en el futuro Museo de la Ciencia y la Tecnología.

En la pestaña de Publicaciones de Educación Matemática podéis encontrar también bibliografía sobre educación Matemática



Lotería de Navidad y Matemática emocional
Hace veinte años que venimos estudiando la influencia del dominio afectivo en la enseñanza y el aprendizaje de las Matemáticas. Es evidente que las emociones o la ansiedad, por poner algún ejemplo, inciden de manera importante en la educación matemática. Sobre esto existen numerosos trabajos, en referencia a estudiantes y profesores de Matemáticas, en todos los niveles educativos. Los resultados coinciden en señalar que las emociones condicionan su aprendizaje, y tienen repercusiones muy importantes en las decisiones cotidianas, más o menos importantes, que tomemos. Frases como “echa tú las cuentas que eres de Matemáticas” o “dímelo clarito que yo soy de letras”, o la actitud al pasar de largo la página del periódico con abundante información numérica, son manifestaciones claras de lo que señalo.
Lotería Nacional y Matemática emocional. Lorenzo J. Blanco. HOY

Pero en estos días hay un ejemplo paradigmático que nos aporta numerosos ejemplos de cómo lo emocional se impone a lo racional por encima del conocimiento matemático, y nos lleva a tomar decisiones que no tienen sentido si las analizamos con un cierto rigor. Me refiero a todo lo que rodea a la Lotería de Navidad y a la compra de los números en algunas administraciones o a los criterios para elegir un número o rechazar otros.
En estos días cuando he viajado a Madrid han sido varias las personas que me han pedido que les compre algún décimo en una conocida administración de lotería, convencidos de que la probabilidad de que les toque es mayor si lo compran allí, que en cualquier otra oficina de nuestra ciudad. No hay manera de convencerles que todos los números tienen la misma probabilidad del premio, independientemente de donde lo compren. Otra cosa es que la administración que venda más números diferentes tendrá una mayor probabilidad de dar el premio gordo o cualquier otro. Viendo en la televisión las largas colas que se forman en Madrid ante una conocida administración es evidente que esa convicción la tienen muchos ciudadanos. Uno entre cien mil es la probabilidad de un número de salir premiado con el gordo, y lo es independientemente de donde se haya comprado y de la cantidad que nos gastemos en él.
Las razones y comentarios que justifican la elección de los números a comprar resultan también muy significativos, mostrando hasta qué punto en nuestras decisiones priman más los sentimientos e impresiones que la razón. Así, podemos observar el rechazo general que tienen los números que repiten dígitos como el “44.444” o “34.777” a pesar de que en 1949 el gordo cayó en el número ”55.666” y en otras cuatro ocasiones el gordo tenía los tres últimos dígitos iguales. Tampoco gustan los números con muchos ceros como el “30.000”, y no digo nada de comprar el “00.000” que tiene la misma probabilidad de salir que cualquier otro. En alguna ocasión he oído decir que “el cero nunca ha salido, por algo será”, y se olvidan que tampoco han salido otros muchos números que están aguardando entre el uno y el cien mil.
En general, tampoco gustan los números bajos, que obviamente empiezan con varios ceros como el “00.013”, aunque este año puede venderse el 00155, pero evidentemente es por otro motivo que no tiene que ver con la probabilidad ni con la matemática. Por decir algo de Cataluña.
En otra ocasión hay quien se lamenta “llevo varios años apostando al mismo número, ya me tiene que tocar”. Resulta interesante seguir siendo fiel a algo aunque sea a un número, pero eso no aumenta la probabilidad del premio. Entiendo que uno juegue al número que marca la fecha de su cumpleaños o de cualquier otro acontecimiento gratificante, pero esas referencias no le dan preferencia al número.  En sentido contrario, hay quien piensa que “jugar al número que tocó el año anterior es una tontería”, ya que entendíamos que el número estuviera gastado. En ambos casos, la probabilidad es la misma que los años anteriores porque los sorteos son independientes uno del otro.
Obviamente los 206 sorteos habidos hasta el momento han proporcionado diferentes terminaciones. Por ahora el cinco es el que más ha salido (15,5 % de las veces), seguido del seis y cuatro (13,3 %), lo que no los convierte en números especiales. Con el paso del tiempo, el tanto por ciento de veces que se repite una terminación se irá a aproximando al 10%, como señala la Ley de los Grandes Números y podrá verse experimentalmente en el futuro Museo de la Ciencia y la Tecnología. En sentido contrario, hay quien señala a las terminaciones que todavía no han salido como el 27, 37 o el 67 como números malditos, mientras que la terminación 85 ha salido ya en siete ocasiones.
Son muchas las emociones que nos guían en el sorteo de la Navidad, pero la única manera de tener la seguridad de que te tocara el gordo sería comprando un décimo de cada uno de los números, lo que supondría un gasto de dos millones de euros. Tendríamos participación en todos los premios, independientemente de su nivel. Pero en ese caso, sabemos que ganaría la administración y no recuperaríamos lo invertido.

martes, 21 de noviembre de 2017

Sobre el Museo de Ciencia y Tecnología de Badajoz

En el HOY de hoy (21/11/2017) Alfredo Álvarez García, profesor Titular del área de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Extremadura, adscrito a la Escuela de Ingenierías Industriales y Presidente de la Comisión de la RSEEAP para la promoción del Museo de Ciencia y Tecnología de Badajoz, publica un artículo en el que destaca la importancia y las ventajas de crear el Museo.
Os dejo el texto:  

Museo de la Ciencia y la tecnología. Alfredo Álvarez
Museo de la Ciencia y la Tecnología. Alfredo Álvarez
HOY (21/11/2017)
"Gaudeamus igitur, que se está gestando, por fin, el deseado Museo de Ciencia y Tecnología de Badajoz. Ha costado mucho tiempo dar forma, aún de borrador pero ya con rasgos bien perfilados, a un proyecto cuyos beneficios a medio y largo plazo no ofrecen ninguna duda ni a los que han venido proclamando la necesidad de tal entidad a lo largo de dos décadas, ni a las decenas de instituciones públicas y privadas que se han mostrado favorables a su instalación (incluyendo a aquellas de las que ha dependido hacerlo), ni a las asociaciones que han apoyado la idea e incluso colaborado en su fomento. La Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País tiene contabilizadas, en un libro abierto a tal efecto, alrededor de un centenar de firmas de apoyo de entidades de todo tipo, así como de muchos particulares que se han sumado a la idea y que han llenado los aforos (lo demuestran las mediatecas) allí donde se han realizado actividades científicas promocionales.
Una demanda social tan patente supone sin duda el respaldo necesario a la inversión inicial del proyecto que, por otro lado, no es tan alta como pudiera parecer si se  buscan las colaboraciones y sinergias contempladas en el mismo. De todos modos las inversiones son eso, inversiones, capitales que se emplean para recoger un beneficio y, en este caso, el beneficio es, a poco que se piense, tan necesario como previsiblemente llamativo: se trata de ayudar a construir nuestro futuro despertando el interés en la ciencia y la tecnología. Hemos luchado durante mucho tiempo contra el poso social que asigna el concepto de cultura a las humanidades y lo excluye de las ciencias y la tecnología. Nadie es culto sin leer a Lorca, pero no importa no haber leído a Hawking, por dar dos nombres mediáticos.
Este lastre, como otros, es más notable en sociedades rurales, poco densas y poco comunicadas, y nuestra región es, en buena medida, un claro ejemplo de ello. La consecuencia es una falta de competitividad apreciable ya desde los niveles escolares. En efecto, como ya se ha comentado anteriormente, el último informe PISA, que es una medida comparativa del nivel de competencia de los estudiantes de 15 años en el entorno de la OCDE, pone a Extremadura en los últimos lugares de las listas tanto en Comprensión Lectora, como en Matemáticas y Ciencias. Y como no creemos que nuestros alumnos, nuestros docentes o nuestro sistema sean peores que los de Castilla y León, Navarra o Madrid, que son los primeros en las listas a mucha distancia de nosotros, hemos de buscar las causas de nuestros resultados en la ausencia de motivación asociada a nuestro particular entorno rural, poco denso y mal comunicado.
Parece que el cerebro aprende con menos dificultad si se apoya en emociones. Es un refuerzo innegable a la motivación. El que escribe estas líneas sigue recordando con viva emoción aquél verano de 1969 en el que el primer ser humano pisaba la luna. En Baños de Montemayor, en donde estaba veraneando, no había otra conversación aquellos días, ya fuera en las termas romanas en donde se aliviaban los dolores o en los talleres artesanos en donde se trabajaba el castaño. No sé si los estudios de Ingeniería y Ciencias Físicas que aquél niño extremeño emocionado acabó realizando fueron consecuencia de aquellos mimbres, pero en la actualidad mi emoción no es menor al recibir la noticia del descubrimiento de un nuevo planeta fuera del sistema solar.
¿Qué pasó el verano del 69 en aquél pueblo pequeño y de difícil acceso? Pues simplemente que los medios de comunicación hicieron posible que la emoción llegara a la gente y que un logro tecnológico de la NASA se convirtiera en un logro tecnológico del ser humano. ¡De cada uno de nosotros!
El proyecto del Museo de Ciencia y Tecnología de Badajoz pretende exactamente eso: llevar la emoción de estas disciplinas al hábitat de donde emergerá la sociedad extremeña de un futuro no muy lejano. La esencia del proyecto es provocar una vascularización del tejido social que lo mantenga permanentemente irrigado tanto de interés como de actitud científica, lo que va a ayudar, además, a despertar otras actitudes deseables en cualquier sociedad madura. Estos objetivos así planteados son similares a los que inspiran a los museos de ciencia actuales, tan alejados ya de aquellos decimonónicos gabinetes de arqueología tecnológica. La arqueología en los museos modernos son secciones ligadas en cierta forma al entorno en el que se expone. En nuestro entorno tenemos, como posibles candidatas a la sección arqueológica, las extraordinarias colecciones de instrumentos del Instituto Zurbarán y Bárbara de Braganza, las de medidas de la Asociación Ventura Reyes Prósper o las de la Asociación Benito Mahedero, entre otros.
Pero la esencia del Museo de Ciencia y Tecnología de Badajoz va a ser su carácter abierto. Se pretende hacer que el museo sea la propia ciudad de Badajoz. Se está tratando de implicar a las instituciones competentes para ir desarrollando los objetivos de expansión iniciales del museo como son, por ejemplo, que se articulen los ríos como eje de difusión en los campos biológico (catalogando su biodiversidad) y energético (rehabilitando los molinos o la central hidráulica, cuyo estudio se está realizando ya en la Escuela de Ingenierías Industriales de la UEx), que se coloquen en determinados lugares geometrías curiosas o imposibles siguiendo rutas estratégicas en la ciudad, que se instale un parque de relojes de sol, etc.
Sin desatender, por supuesto, la difusión recreativa de la ciencia, misión fundamental de cara a los más pequeños y a sus familias, desde el Museo de Badajoz se pretende por un lado difundir la actualidad científica y tecnológica, promoviendo conferencias cuando aquella lo demande o dando sede a congresos especializados, y por otro lado hacer pública la ciencia y la tecnología que se hace en Badajoz y en Extremadura favoreciendo encuentros entre los grupos de investigación y la sociedad, dando visibilidad a empresas de desarrollo tecnológico u organizando visitas guiadas a instalaciones científicas o industriales.
En fin, hablamos de un ente tan vivo como lo son la ciencia y la tecnología, y que evolucionará en la medida en que lo hagan éstas. Hablamos de un ente que merezca la pena visitar seis meses después de haberlo visitado, porque ya no será el mismo y nos abrirá expectativas nuevas. Hablamos de un ente que nos mantenga socialmente alerta en estas cuestiones y lleve un mínimo de lucidez a quienes pudieran preguntarse qué tiene que ver la sociedad, las formas de vida, la cultura en suma de cualquier sociedad con el desarrollo científico y el progreso tecnológico (¿alguien se puede preguntar esto en serio?).

Alegrémonos, pues, que construir futuro, además de una obligación, es siempre una apuesta segura."

domingo, 5 de noviembre de 2017

Museo de la Ciencia y la Tecnología en Badajoz, otro pasito más.



Nuevamente, el diario HOY (05/11/2017) se hace eco de la propuesta de crear un Museo de la Ciencia y de la Tecnología en Badajoz. Esperamos en breve tengamos una figura jurídica/administrativa que nos de cobertura para iniciar una ilusionante andadura, para la ciudad y para la región.


Museo de la Ciencia, Badajoz. Lorenzo J. Blanco
Museo de la Ciencia en Badajoz. HOY, 05/11/2017.
Natalia Reigadas, HOY, 5 noviembre de 2017.
El Museo de la Ciencia y de la Tecnología de Badajoz no quiere esperar más. Hace 20 años que es una cuenta pendiente en la ciudad, y ahora que ha recibido el apoyo de las instituciones, sus promotores quieren aprovechar el empuje y arrancar de una vez. Por ello, una de sus propuestas es que este servicio empiece en una sede pequeña, de unos 300 metros cuadrados, y con un presupuesto de unos 80.000 euros. Así podría ir organizando actividades y darse a conocer y más adelante continuar creciendo.
Hace 20 años que la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País (RSEEAP), junto con otros colectivos, persigue la puesta en marcha de un Museo de la Ciencia y la Tecnología de Badajoz. En 1999 la Asamblea de Extremadura aprobó un proyecto de 9 millones de euros para instalar esta infraestructura en un edificio de nueva construcción de unos 3.000 metros cuadrados. El ambicioso proyecto, sin embargo, se retrasó y finalmente la crisis económica lo borró por completo.
Ahora los promotores de esta idea han logrado revivirla. El primer paso lo dieron en enero al firmar un convenio de colaboración con la Universidad de Extremadura que cederá profesionales y apoyo a esta idea.
El segundo gran avance tuvo lugar la semana pasada cuando reunieron a los máximos representantes de la Junta de Extremadura, el Ayuntamiento de Badajoz y la Diputación Provincial. Guillermo Fernández Vara, Francisco Fragoso y Miguel Ángel Gallardo aceptaron convertir el Museo de la Ciencia y la Tecnología en una entidad jurídica para que ya pueda funcionar, aunque sea sobre el papel por el momento y para buscar financiación.
En las próximas semanas se reunirá la comisión cuya secretaría depende de La Económica y que contará con representantes de la Junta, el Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad. El objetivo final de este grupo es que el museo arranque. Una de las propuestas de los promotores, para que el proyecto no se alargue más, será comenzar con una sede pequeña, de unos 300 metros cuadrados. Contaría, según señala Alfredo Álvarez, uno de los docentes detrás del proyecto, con tres espacios modulares de unos 60 a 100 metros cuadrados cada uno y estaría en el centro de la ciudad.
En este espacio habrá una zona de trabajo, un taller y una secretaría, una sala de exposiciones y proyecciones y un aula. Además deberían incorporar personal al proyecto, para lo que proponen un técnico y un informático. En total calculan que sería necesario, además de la cesión del local, unos 80.000 euros para la puesta en marcha inmediata del museo.
Ese museo provisional permitiría, según señala Lorenzo J. Blanco, dar vida al proyecto y comenzar a trabajar. Las actividades, por ejemplo talleres, irían mostrando a la ciudad que ya cuenta con un Museo de la Ciencia y la Tecnología.
Luis Carlos Fajardo Barrientos, secretario general de la RSEEAP, cree que en este punto la sociedad civil tiene mucho que decir. «La Económica en su historia ya ha logrado poner en marcha otras entidades en la ciudad como la Escuela de Maestros en su día o varias cátedras formativas. Llevamos desde el 97 con esta canción y esperamos lograrlo».
A largo plazo, el objetivo, según señala el proyecto que presentaron a las instituciones es poner en marcha un espacio de unos 2.000 metros cuadrados. Apuestan porque esté ubicado en un edificio de la ciudad que se ha quedado vacío, por ejemplo, la antigua central hidroeléctrica de Puentenuevo o La Pesquera, conocida como la Fábrica de la luz.
Este edificio lleva años abandonado y está en la carretera de Cáceres, junto a la margen del río. Otra posibilidad, apuntan los promotores de esta idea, es el Hospital Provincial de San Sebastián. Ya hay un compromiso para que la Escuela Oficial de Idiomas se traslade a este lugar, pero podría ser compatible, ya que el antiguo hospital cuenta con más de 20.000 metros cuadrados.
La futura sede contaría con una exposición permanente compuesta, inicialmente, por fondos de colecciones de diferentes instituciones como algunos institutos de secundaria, la universidad, etc. También habrá espacio para exposiciones itinerantes y zonas de divulgación con módulos temáticos sobre termodinámica, ondas, electricidad, mecánica, biología, etc. Así mismo proponen que haya un jardín de infancia para los más pequeños, un salón de actos y áreas de investigación además de despachos.

El museo en la calle
Otra parte del museo, que también quieren poner en marcha lo antes posible, sin esperar a la sede central, es la 'Ciudad Museo' (Badajoz, Museo de las Ciencias). Es decir, colocar en distintos puntos de la ciudad exposiciones científicas. Por ejemplo cuentan con la aprobación de la Confederación Hidrográfica del Guadiana para instalar en el río una Plaza de los Relojes que repase los distintos tipos de estos elementos. También un Paseo de las Matemáticas o una recreación del sistema solar.
El tercer pilar del museo, señala Lorenzo J. Blanco, sería una red virtual que agrupara todo el catalogo de investigaciones científicas e información de Extremadura. Sería una forma de unir todo el material y ponerlo a disposición de los que la necesiten.

Alfredo Álvarez destaca que las ciudades donde se han puesto en marcha museos de este tipo han mostrado mejores resultados académicos en las asignaturas científicas, es decir, que ha tenido un impacto directo en los escolares de la zona. Además el Museo de la Ciencia de Badajoz, defienden, podría ser un importante atractivo turístico, ya que no hay nada parecido en la zona suroccidental de la península. Calculan sus promotores que podrían recibir 200.000 visitas al año.

Otras referencias en la prensa:

Una comisión relanzará el Museo de la Ciencia. Vara se reúne con los promotores en la Económica del País. La Crónica de Badajoz. 21 de octubre de 2017. Redacción.

Relanzan el proyecto del Museo de Ciencias y Tecnología de Badajoz. EFE. 19 de octubre de 2017.



viernes, 20 de octubre de 2017

Pistoletazo de salida para el Museo de la Ciencia y la Tecnología en Badajoz


Museo de la Ciencia y la Tecnología en Badajoz. V. Arnelas
HOY, 20/10/2017. Fotografía V. Arnelas
 El jueves 19 de octubre de 2017 nos reunimos en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz, para dar el pistoletazo de salida para la creación del Museo de la Ciencia y la Tecnología en Badajoz

Os dejo la información que ha aparecido en HOY (20/10/2017) y un enlace a Canal Extremadura radio en el que hablamos del proyecto.

El artículo de Antonio G. Salas en El Periódico Extremadura 21/10/2017 

Y la información de Extremadura7días.



El audio de Canal Extremadura radio reproduce la entrevista desde el minuto 18 y 25 segundos al minuto 27.



NATALIA REIGADAS, BADAJOZ, HOY
Viernes, 20 octubre 2017

Tras casi 20 años de espera, el proyecto para crear un Museo de la Ciencia de Badajoz ha conseguido dar un paso importante y convertirse en una entidad jurídica que unirá a la Junta de Extremadura, el Ayuntamiento de Badajoz, la Diputación Provincial y la Universidad de Extremadura para impulsar su puesta en marcha. El compromiso surgió de una reunión que se celebró ayer en la Real Sociedad Económica de Amigos del País (RSEEAP), que lleva años promoviendo este museo junto con los docentes Lorenzo J. Blanco y Alfredo Álvarez.
En el encuentro, los responsables del proyecto lograron un compromiso para crear una comisión que diseñe unos estatutos para convertir el museo en una entidad jurídica. A la reunión acudieron el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara; el presidente provincial, Miguel Ángel Gallardo; el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso y el rector de la UEx, Segundo Píriz, entre otras autoridades.
El presidente de la RSEEAP, Alfredo Liñán, calificó la reunión de «un pistoletazo de salida importante». Alfredo Álvarez, otro de los promotores, indicó que una vez constituidos como entidad jurídica podrían optar a alguna subvención. Por el momento, la Económica ostentará la secretaría de la comisión, que contará con representantes de todas las administraciones que ya fueron nombrados ayer. Álvarez espera que la primera reunión de la comisión sea en dos semanas. Entonces se contará ya con un borrador de los futuros estatutos.
El objetivo del proyecto es crear un museo en dos partes. Por un lado, una sede física; por otro, elementos repartidos por la ciudad como, por ejemplo, un paseo de las matemáticas instalado en el parque del Guadiana o exposiciones científicas en los jardines del Meiac.
Una opción, según indica Álvarez, es ejecutar el museo en fases, lo que facilitaría la financiación del proyecto. En cuanto a la sede central, no descartan ninguna opción, ya sea construir un edificio o aprovechar algún inmueble vacío.
Los promotores destacan que este museo es una cuenta pendiente desde hace mucho tiempo en la ciudad y que sería un gran atractivo turístico, ya que no hay nada parecido en el cuadrante suroccidental de la península, ni en la zona española ni en la portuguesa.
20 años esperando
La propuesta de contar en la ciudad con un Museo de la Ciencia no es nueva, hace 20 años que está sobre la mesa. En el año 2000, con fondos del Plan Urban, el Ayuntamiento comenzó a reformar la antigua casa del pintor Luis de Morales, una casona del siglo XVI entre las calles Montesinos y la plaza de Santa María. Su destino iba a ser el Museo de la Ciencia y la Naturaleza de Badajoz pero todo cambió en junio de ese año cuando la Junta anunció que construiría un Museo de la Ciencia en Badajoz, en un edificio de nueva construcción sin una ubicación concreta. Se avanzó que podría suponer una inversión de 1.000 millones de pesetas (6 millones de euros). El equipo de Gobierno municipal decidió echar marcha atrás para que no hubiese dos museos con la misma temática y convirtió la casa del célebre pintor pacense en lo que es hoy el Museo de la Ciudad Luis de Morales.
El proyecto de la Junta no avanzó finalmente, pero nunca cayó en el olvido. La Económica, junto con los docentes Lorenzo Blanco y Alfredo Álvarez, continuaron promoviendo su puesta en marcha. En el año 2010 se creó una plataforma que llegó a reunir más de 1.700 apoyos en las redes sociales. Ese año sonó con insistencia la posibilidad de que el museo se ubicase en la antigua central hidroeléctrica de La Pesquera, en la carretera de Cáceres.
Querían recuperar la también llamada 'Fábrica de la luz', ya que la Confederación Hidrográfica del Guadiana renovó su entorno dentro de la obra del río. Esta propuesta tampoco llegó a concretarse.
El último paso en firme del Museo de la Ciencia de Badajoz fue el pasado mes de enero. Entonces la Universidad de Extremadura y la RSEEAP firmaron un convenio de colaboración para la creación de este espacio y anunciaron que podría llegar a recibir 200.000 visitantes al año.
El acuerdo especifica que este servicio contará con un museo de la ciencia, elementos científicos en parques o plazas de la ciudad y también un espacio virtual.
Sin embargo, sigue quedando sobre la mesa la cuestión de dónde ubicar el museo. Ahora no hay propuesta concreta, pero en enero sus responsables señalaron como posibilidades el antiguo Ifeba o el Hospital Provincial.




martes, 10 de octubre de 2017

Primera novela de Miguel Blanco. En la calle, Tau Editores. Cáceres. 2017

El martes  24 de octubre de 2017 presentación, en la Librería Universitas, de la novela a cargo de Manuel Pecellín



Puede adquirirse directamente en la página dela editorial Tau Editores o pidiéndolo a través de tu librería.

En el blog de Miguel Blanco se pueden encontrar referencias de su biografía y, específicamente, de los discos editados-


En la calle. Primera novela de Miguel Blanco. Tau Editores.
En la calle. Primera novela de Miguel Blanco. Tau Editores.
En el blog que Manuel Pecellín tiene en HOY (28/10/2017), se vierte la crítica que realiza de la novela que transcribo:

Una voz nueva, joven y prometedora, se suma a la bien nutrida pléyade de narradores extremeños (Luis Landero, Javier Cercas, Gonzalo Hidalgo, Ramírez Lozano, Pilar Galán, Julián y Javier Rodríguez, Susana y Martín Gijón, más un largo etc.). Nos referimos a Miguel Blanco, que acaba de publicar su primera obra, En la calle, título que da pistas sobre el drama sufrido por parte de los protagonistas aquí actuantes: el paro y los desahucios.
Natural de Badajoz (1980), donde tuvo su infancia y primera juventud, Blanco es Doctor en Física por la Universidad Pierre et Marie Curie de París, habiendo desarrollado labores profesionales en Suiza (CERN, Laboratorio Europeo de Física de Partículas Elementales), Argentina y Francia. Ahora reside en Madrid, donde participó muy intensamente en las actividades de protesta del 15-M.  Al mismo tiempo, tiene publicados dos discos con canciones propias, Preguntas y Ciudades. Son numerosas las referencias que se pueden localizar en el libro a estas pistas autobiográficas.
El personaje central de la novela es Isidro Mayoral, treintañero también afincado en Madrid con raíces rurales ya olvidadas. Indolente hasta la exasperación, antihéroe prototípico, dejó sin terminar Ingeniería de Telecomunicaciones (hace alguna intentona por concluirla), malviviendo de trabajos ocasionales, cada vez peores; de sablear a los amigos, que tampoco están para muchos trotes, y de los padres, hasta el divorcio de los cónyuges. (El marido es un empresario corrupto; la madre, su antítesis, una mujer valiente, laboriosa y solidaria, cada vez más comprometidas con asociaciones vecinales, que afrontará la pérdida del hogar sin desmoronarse).
Mayoral, un irredento “nini” (ni estudia, ni trabaja), perezoso y frívolón, debe ir recortando salidas nocturnas, alcohol, cafés, películas y otros gastos superfluos a medida que su situación económica se agrava, hasta la caer en la pura indigencia. Sobrevive, como otros muchos, esforzándose por mantener algún rescoldo de las movidas nocturnas por ese Madrid de la crisis económica y social, convertido en urbe implacable, tan bien descrito en estas páginas.
Otras figuras, si secundarias, añaden atractivas teselas a esta mosaico sociológico, tal la polifacética Luisa, cuya juventud no impide que tenga ya recorrido medio mundo, o Pedro José, el mejor amigo, un todoterreno impagable.
Aparte de su valor como retrato de época, la obra se distingue por la soltura del lenguaje en que se maneja el novelista, a modo de narrador omnisciente, y la frescura de los diálogos. Muy bien construido el relato, en el que van cruzándose historias múltiples, todas las cuales nos parecen más o menos comunes estos años últimos, la prosa decae ocasionalmente (cacofonías y términos repetidos con excesiva proximidad).  Miguel Blanco volverá a sorprendernos con futuras entregas, acaso no lejanas.